Madre tierra

    Marisol Del Angel Palacios
    Por Marisol Del Angel Palacios
    • 159 vistas
    • 3 de 8
    Madre tierra

    Fortaleces el lazo con la madre Tierra, esa madre amorosa, paciente, incondicional y desasida que tiene el don de ser creadora de belleza, pero es una belleza que a través de la contemplación de su naturaleza, tiene el poder de acercar las personas a sí mismas, hacia la profundidad de su ser para ser capaces de enternecerse y deslumbrarse por la grandiosa belleza e infinitud que albergan su alma. Por tanto, a través de la observación o contemplación de las obras silenciosas y eternas gracias a los ciclos del tiempo y de las estaciones, podremos reconocer el silencio y la eternidad de la sabiduría de la maestría que está latente en nosotros y que despierta mirando al ser de nuestra madre, aquella que nos alienta sin palabras y que nos mira sin esperar nada a cambio. Su amor, el de la madre Tierra, es un amor sin condiciones. Sin embargo, con las acciones y pensamientos de la humanidad, no la estamos dejando ser, desplegando belleza, perfección y explosión de vida en cada creación. Le estamos arrebatando la belleza de su seno. Por eso, es necesario tomar conciencia y amar a nuestra madre Tierra, la cual ha sustentado nuestros pasos desde que nacimos. Quererla es respetarla y preservar sus ciclos para que pueda seguir albergando vida. 

    Los animales, las plantas, los minerales, los mares y ríos y lagos deben permanecer limpios y vírgenes. Dañando sólo conseguiremos hacernos daño, así que es mejor convertirnos en el amor que ya yace en nuestro ser desde que experimentamos la vida de nuestras células. Cada uno puede hacer algo por el equilbrio natural del planeta y de sus especies, incluida la humana.

    Debemos hacer activaciones en sus montañas, cuidar su creación. Con la intención que dejará huella en los que nos seguirán. La Tierra agradecerá cada gesto por simple que sea. 

    En tu misión se halla el reconocimiento de lo auténtico, lo simple, la belleza, algo que sólo era posible en los brazos de este planeta de agua y tierra, madre creadora de belleza, tan dual y perfecta donde la falsedad nos lleva a valorar, reconocer y vivir en la verdad, en su fuerza, en la honestidad y la coherencia en nuestros actos. 

    Te desprendes y entonces permites que sea la vida quien actúe. No temas por ir despacio, el aburrimiento te lleva a la paz y a dejar de controlar o intervenir en cosas que acabarán bendiciéndote y respondiendo a la luz de tu ser. Porque estás y vas a brillar con una radiancia que ya está empezando a hacer que los acontecimientos y las circunstancias que precisas vengan a ti y no tú a ellos. No temas porque tu paz te eleva en la confianza y la seguridad en ti mismo y para eso estamos trabajando tus guías en la oficina mayor del Universo, esa cuya energía es fuerza de vida, impulsora de los actos y vivificadora de la materia y de lo hermoso que ella puede llegar a generar en esferas, dimensiones, ondas o grados. Permitir, sin interferir ni sentirse perdido es una forma de ser un generador de energía que va a nutrir allá donde otros no dirigen la energía de forma consciente, pues al desapegarse del envío de energía, ésta se dirigirá allá donde otros no la envían con su intención pero no por eso deja de ser un proceso necesario para la solidaridad y cooperación de los elementos que integran el Universo y sus diversas dimensiones. 

    Te sientes cómodo  con el no saber y esto nos deja más margen de acción, libertad y creatividad a los guías y otros seres de luz. 

    Gracias